Publicado: 1 de Febrero de 2017

El control de la procesionaria del pino, Thaumetopoea pityocampa, tiene un aspecto medioambiental desagradable. Hasta hace poco, la mayoría de métodos pasaban por el control químico mediante la tradicional pulverización.

Existe un método de lucha química la endoterapia vegetal para utilizar en pinedas particulares. Parece un sistema más respetuoso con el medio. Por suerte hace unos años, se empezó a experimentar con trampas de feromonas para capturar a los adultos. Un método mucho más respetuoso, aunque no del todo infalible.

Un paso adelante en la lucha contra la procesionaria del pino es la trampa llamada Procerex Collar que una empresa francesa tiene en el mercado. Se trata de un método ingenioso mediante el cual se captura todas las larvas que hay en un pino. En la imagen número 1 se puede ver esta trampa. Consiste en un vaso que rodea el tronco del pino y dirige las orugas hacia un tubo el cual desciende a una bolsa. Una vez dentro, tan solo queda eliminarlas. La trampa puede reutilizarse varios años.